Ayuntamiento de Segura de León: Página correspondiente a la Entidad: Ayuntamiento de Segura de León

Página de la Entidad Ayuntamiento de Segura de León .isaac

Bloque Principal de la Entidad Ayuntamiento de Segura de León .isaac

Imagen Logo de la Entidad
Isaac Abravanel
usted está en Proyecto Cultural: PONLE CARA A LA HISTORIA » Isaac Abravanel

Segura de León, entre otras localidades del sur de la actual provincia de Badajoz, fueron receptoras principales de los judíos que, en los siglos XIV y XV, huyeron de las duras persecuciones a que se vieron sometidos en Portugal y Andalucía.

Entre esos judíos exiliados vendría Isaac Abravanel, teólogo y financiero a un tiempo. Fue uno de los hombres más ricos de Portugal. Ministro de finanzas de Reyes y nobles lusitanos, teólogo y líder de la comunidad judía. Llega hasta Segura para refugiarse en su judería el 1 de junio de 1483 huyendo de la condena a muerte impuesta en Portugal.

En Segura estuvo durante 9 meses y durante su estancia aquí estuvo escribiendo comentarios a diversos libros de la Biblia. Además, durante el tiempo que vivió en esta localidad también se dedicó a la vida religiosa atrayendo a judíos de localidades como Jerez, Cabeza la Vaca, Cumbre, o Llerena.

Tras 9 meses, su periodo en Segura terminó para trasladarse a la corte. Abravanel fue llamado por los Reyes Católicos, posiblemente por mediación del comendador del momento, para que se hiciera cargo de las finanzas reales durante 8 años y según nos cuentan los escritos con bastante buen acierto.

Isaac sería uno de los encargados de conducir a su pueblo al exilio tras la expulsión de 1492. Él se marcha a Italia, donde comenzará una nueva vida. Su pesar se verá reflejado en su respuesta al Edicto de Expulsión de los Judíos de España del 31 de marzo de 1492.

 “...Es una desgracia que el rey y la reina de España tengan que buscar su gloria en gente inofensiva... ¿Con qué derecho sus inquisidores recorren los campos quemando libros por miles en las piras públicas?... declaro que este año de 1492, el cual imagináis como el año de la gran gloria, será la vergüenza más grande de España. Con el tiempo os convertiréis en una nación de iletrados y el nombre tan admirado de España, apenas será un susurro entre las naciones... ¡Expúlsenos!, Arrójenos de esta tierra que hemos querido tanto como vos, pero nosotros prosperaremos en otros países lejanos, y por siempre le recordaremos a vos y a su vil edicto de expulsión... Algún día España se preguntará a sí misma: ¿Qué habrá sido de nuestros sefardíes? Y los españoles honestos mirarán a su pasado, y nos verán...”